1, 2, 3 ¡a correr!

Cuando queremos quemar grasas, correr es una de las actividades más recomendadas. Dependiendo de la velocidad con la que trotemos o corramos, se pueden quemar de 8,5 a 11 calorías por minuto con esta actividad. Pero también es cierto que este ritmo de quema calórica se suele estancar rápidamente si realizamos siempre el mismo tipo de actividad. Entonces, ¿se puede contar con este tipo de actividad física para quemar grasas? Claro que sí: aprende los trucos para saber cómo quemar grasas corriendo o trotando.

La quema de grasa

En ejercicios de alta intensidad, el cuerpo utiliza carbohidratos como combustible, y quema grasas al realizar ejercicios más sostenidos y lentos. Esto nos lleva a pensar que es mejor trotar y correr moderadamente en lugar de buscar velocidad para quemar grasas.

En parte es cierto, pero debemos tener en cuenta un aspecto sumamente importante si lo que queremos es quemar grasas corriendo o trotando: para que el organismo queme grasas, debe utilizar más calorías de las que incorpora. De modo que cuanto más trotemos o corramos –aunque sea en ritmos lentos- , más grasas quemaremos.

Aprende a correr bien

No apuntes a hacer ejercicio de alta intensidad ni a cubrir distancias largas. En su lugar, corre o trota a un ritmo regular pero, para agregarle un plus de quema calórica, añade pequeños intervalos de velocidad de 30 segundos cada 2 minutos. Estos intervalos de alto impacto en medio de rutinas sostenidas de trote serán más efectivos que el hecho de correr grandes distancias.

  1. Correr o trotar en terrenos empinados. Por cada grado de inclinación de la superficie aumentarás en un 10% el total de calorías quemadas. Si utilizas una cinta de correr, una inclinación de la cinta puede aumentar notablemente los resultados al quemar grasas.
  2. Correr por las mañanas: hacer ejercicio antes de comer un desayuno abundante ayuda a quemar más grasas. Consume solamente un bocado ligero y una infusión como café o té verde antes de salir a correr para que tu metabolismo esté óptimo y te ayude a la quema calórica. Pero te cuidado: si vas a correr durante mucho tiempo es importante reponer el organismo.
  3. Toma un receso en medio de tu rutina de trote. Si, por ejemplo, corres 30 minutos, tomas un descanso de 20 minutos y luego sigues trotando, el cambio metabólico ayudará a que puedas quemar grasas con más facilidad que si hicieras un único bloque de ejercicio.

Sigue estos consejos que te brinda Blog de Mujeres.com para perder grasas corriendo y beneficiarte inmediatamente de las enormes ventajas que tiene el hábito de correr.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios