5 cosas que las runners deben saber sobre su intimidad

5 cosas que las runners deben saber sobre su intimidad

5 cosas que las runners deben saber sobre sus partes íntimas cuando practican dicho deporte, y es que durante la ejecución los impactos van mucho más allá de las piernas y de los pies. 

Runners & su intimidad

Cuando te estás preparando para salir a correr, es probable que pienses en cosas como calcetines sin costura para mantener tus pies frescos, combustible para mantener el estómago feliz, y la lista de reproducción perfecta para mantener la cabeza feliz. Pero hay otras áreas de tu cuerpo como tus senos, el útero y la vagina-que también merecen cierta consideración; y es que de acuerdo con los expertos, si deseas obtener el máximo de cada carrera, es necesario pensar en la ejecución a través de cómo afecta a todo el cuerpo. Aquí hay cinco cosas que cada corredora debe saber acerca de la relación entre correr y sus partes íntimas:

1) Más descarga de lo normal:

Si al llegar a casa después de una carrera te das cuenta que tus shorts están más húmedos de lo que quizá deberían, no te asustes. De acuerdo con la doctora Julie M. Levitt, el correr durante largos períodos hace que el cuerpo produzca más flujo vaginal de lo acostumbrado.

“Cuando se hace algún esfuerzo físico, es normal experimentar un aumento de la presión intra-abdominal,” dijo Levitt. Además, el alto impacto de ejercicios como correr, hace las veces de una botella agitándose.

Aún así, si te parece incómodo, Levitt recomienda usar un protector de panty fino en tu ropa interior o pantalones cortos del tipo que incorporan calzoncillos en su interior. Sin embargo, si observas que el aumento en el flujo continúa por días o semanas después de una carrera, o se acompaña de enrojecimiento o picazón, entonces podría ser indicio de alguna infección, de un desequilibrio bacteriano, o el pH ahí abajo se ha visto alterado.

2) Aumentar el riesgo de infecciones:

Como probablemente ya sabéis, el sudor de la entrepierna es una cosa real para las runners. Eso es lo que sucede cuando se trabaja duro con los muslos rozando entre sí unas 180 veces por minuto. Si no se seca todo ese sudor (y claro la descarga de la que hablamos en el punto 1) de forma rápida, sería natural que el PH o área natural de las entrepiernas pierda su balance dando lugar a infecciones por hongos, incomodidad y un montón de picor, así ginecólogo Alyssa Dweck, MD , profesor clínico asistente en la Escuela de Medicina Monte Sinaí y coautor de V es para la vagina.

A disminuir el riesgo con el uso de una prenda sintética que está hecho de que absorbe el sudor, Dri-FIT, o material antibacteriano, dijo Levitt. Además, tenga en cuenta que las fibras de algodón y orgánicos tienden a atrapar más humedad que el hacer las sintéticas. Y, no importa lo que usted usa en una carrera, Dweck recomienda ducharse, o por lo menos el cambio de sus hilos sudorosas tan pronto como se haya enfriado.

3) Alteración de la forma:

Una de las curiosidades que más preocupan a las runners. De acuerdo con la fisioterapeuta deportiva Deirdre McGhee, Ph.D. en Australia en la Universidad de Wollongong:

“Las mujeres no sólo tienen que pensar en la magnitud del movimiento cuando corren, sino también en la frecuencia. Y es que si se corre durante horas cada semana, los pechos se exponen a decenas de miles de veces de movimiento con fuerza”.

Y, a menudo, se suma la alteración de su forma debido al constante rebote. De cualquier manera, aunque ahora lo sabes, teóricamente hay poco (o mejor dicho nada), que puedas hacer por perfeccionar los tejidos blandos que soportan tus senos – personalmente creo que gastamos una fortuna en proteger nuestros pies del shock cuando corremos, así que ¿Por qué no tratamos a nuestros pechos con el mismo respeto? Sea cual sea su tamaño, se recomienda buscar un sujetador con elementos de gran apoyo, tales como copas moldeadas, aros, correas acolchadas, y múltiples ganchos. El objetivo es encontrar el mejor balance entre la comodidad y apoyo posible.

4) Escape de algo de orina:

De acuerdo con expertos doctores en el tema del running, los músculos del suelo pélvico se debilitan con cada carrera, especialmente con la frecuencia. Quizá es por ello que muchos médicos recomiendan a las embarazadas en cualquiera de sus meses, no correr.  Sucede que cuando el útero desciende (o prolapsos) puede ejercer presión sobre la vejiga y la uretra causando fugas. Y, cuando se hace ejercicio, el aumento de la presión intra-abdominal y el rebote del trote hacia arriba y hacia abajo, hace que e útero ejerza cierta presión en la vejiga y la uretra.

“La clave aquí es orinar antes de salir a correr“.

A largo plazo, el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico puede ayudar a reducir las pérdidas de orina cuando se corre. Si la incontinencia comienza a interponerse en el camino, es posible que también desees considerar la posibilidad de trabajar con un fisioterapeuta especializado en la fuerza del suelo pélvico y su rehabilitación.

5) Rozaduras debajo de la cintura:

Todas hemos oído hablar de las rozaduras por debajo de la cintura, y precisamente entre las runners se comenta algo acerca del roce de la vulva, no te avergüences. No solamente te sucede a ti, una buena cantidad de mujeres se quejan de que sus labios menores se irritan tras correr.

Esto es más común en mujeres que ya sienten que sus labios menores (a menudo llamados los labios internos) son grandes o que de una manera obvia son  visibles al estar de pie.

Puedes reducir las probabilidades de rozaduras mediante la aplicación de bálsamos anti-rozaduras en la zona antes y después de correr.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios