5 beneficios mentales de correr

5 beneficios mentales de correr

Sabías que correr no sólo es bueno para tu cuerpo, también hay ciertos beneficios mentales que te sorprenderán. Vamos a presentar 5 de ellos. 

Tu propio espacio

Me encanta hacer una variedad de actividades, ya sea una clase de kickboxing, ballet, entrenamiento con pesas, barras en el Gym, correr, o incluso hacer trekking a través de las montañas en los fines de semana. A modo de introducción, os dejamos con un vídeo donde la Lic. Alejandra Aragón comparte algunos de los varios beneficios psicológicos de correr:

Como podéis imaginar, cada actividad beneficia una parte del cuerpo diferente, además aportar cierto beneficio mental… por ejemplo, cuando bailamos, lo que pensamos que se activa en cada movimiento son nuestras caderas y nuestras piernas, pero cuando corremos, bueno me gusta pensar que toooodo se beneficia.

Top 5 beneficios mentales

Algo muy interesante de ejercitarse, es justamente lo que pensamos mientras lo hacemos. Mientras corro, encuentro que mis pensamientos se hacen más claros y lógicos, me permite una liberación emocional. Ya sea que esté inventando soluciones a medida que corro o libero sentimientos, aprendo mucho sobre mí misma mientras corro.

1. ¿Cómo te sientes?

Cuando corres, si comienzas a darte cuenta que tus emociones quieren explotar fuera de ti: felicidad y alegría, o incluso llanto para algunas de nosotras. Rápidos pensamientos, rápidos sentimientos de ansiedad. Lágrimas de tristeza o alegría. Puedo contar con muchos dedos la cantidad de veces que he estado corriendo y llorando – tal vez debería ser mi hashtag.

Sucede que cuando corres, liberas todo lo que llevas por dentro, todo eso que ha estado reprimido por un tiempo. Se liberan tus sentimientos ocultos y, claro, los sentimientos no tan ocultos. No hay pretensiones y no hay nadie a quien agradar. Puedo sentir lo que quiero y, a veces, siento cosas que tal vez no quiero sentir.

Es como si hubiera un grifo en mi cabeza que se abre cuando estoy corriendo y sale corriendo todo lo que había sido contenido antes ¿Cuántas de vosotras os identificais con este sentimiento?

2. ¿Aprende qué haces?

¿Tienes un problema? Intenta correr. Ejecutar durante un buen tiempo cierto ejercicio, o incluso un sprint corto, suele ser una garantía que al final encontrarás una respuesta a tu problema.

Si se trata de un problema en tu relación, o un problema en el trabajo – no importa el caso -, normalmente encontrarás una solución o desentrañarás algunos pensamientos durante la ejecución. Realmente no hay mejor actividad para descubrir la lógica que correr. Todas y cada una de las decisiones importantes deben debatirse mientras golpeas el pavimento, la arena, la hierba o la cinta de correr en el Gym.

3. Aprende de tu cuerpo

Cada vez que corro, puedo decir con exactitud cómo se siente mi cuerpo. Si estoy cansada, lo siento. Si me duele después de un entrenamiento intenso, o paso una mala noche, lo siento…

Si me siento increíble y suelta o libre, lo siento. Si mis hombros están cansados por el  estrés (te invitamos a leer nuestra sección dedicada a combatir el estreś), o si mis abdominales se sienten hinchadas por un entrenamiento de tablones intenso, entonces es como si tuviera aquí conmigo la prueba que he logrado mis objetivos en cuanto intensidad y resultados.

Mi corazón dice la verdad mientras corro, dejando salir mis emociones, y soltando mi cuerpo al mismo tiempo. Simplemente no puede mentirme. Todos mis dolores, fuerzas y victorias corren conmigo.

4. Presionate

Para muchas de nosotras las runners, el correr es una pasión que no podemos dejar ir tan fácilmente, incluso cuando sabemos que estamos muy ocupadas, no podemos esperar a terminar nuestra agenda para escapar al pavimento, al campo o a la faja.

Aunque también hay otras chicas que necesitan cierta “presión” para salir ahí y dar lo mejor de sí mismas. Es justo cuando ahí hay que aprender cómo y cuándo debes esforzarte. Aprende que un día caliente y sudoroso no es excusa para quedarte en casa.

Con la carrera, aprendes cómo y cuándo debes esforzarte.

Correr es una forma artística de autodisciplina y resistencia. En muchos sentidos, para comenzar ayuda a dominarse, enseñándote a ser la mejor.

5. Sólo tú

Cuando corras, no pienses en otra cosa ni ubiques tu mente en ninguna otra parte. Simplemente guarda tu esencia justo ahí. . . Hasta que hayas pasado el zoom y entonces estés justo allí, en el momento.

Definitivamente ésto es algo que irás mejorando con el tiempo, y que el correr te entregará como regalo: el poder estar en el momento, el vivir en el presente.

Aprendes cómo estar en el momento. Miras lo que te rodea. Recoges los detalles donde quiera que corres.

Correr es una pasión, ademá de una gran beneficio mental y para el alma. ¿Alguna vez te ha dicho alguien que intentaron saludarte mientras corrías? Una y otra vez, la gente me dice: “Te vi corriendo, grité mil millones de veces hola, pero no lo notaste”. Si te ha sucedido, ¡ya estás aquí! En el presente. Corre y libera tu menta y alma en tu propio mundo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios