Alternativas saludables para los niños en verano

Alternativas saludables para los niños en verano

¿Pensando en darle a los niños una oportunidad para relajarse durante las vacaciones escolares?, pero no deseas que pasen todo el tiempo mirando sus dispositivos electrónicos, entonces aquí tienes algunas alternativas saludables bastante funcionales.

Un mínimo de 60 minutos por día

España en el verano es todo sobre el sol, la arena y… deportes. Al menos, para algunos niños. Para otros, es más como juegos de ordenador, televisión y… bueno, cualquier cosa, menos deporte. Pero mantenerse dentro de casa en estas vacaciones de verano, pasarse todo el día en pijama y mirando a las pantallas de diferentes tamaños no es una forma saludable de pasar el tiempo. Vuestros hijos deben salir, ser activos y disfrutar del sol, ¿verdad?

Por supuesto que deberían. Debido a que hay beneficios para la salud inconmensurables al hacer precisamente eso. El Gobierno Español recomienda que los niños participen en un mínimo de 60 minutos de actividad moderada, actividad física cada día y no pasar más de dos horas utilizando medios electrónicos. Es importante señalar que estas recomendaciones se proporcionan como una guía para el mínimo nivel de actividad física necesaria para la buena salud de vuestros hijos.

Alternativas saludables: ¡A ponerse en movimiento!

Tenemos que hacer que los niños españoles y en sí, los de todo el mundo ¡se pongan en movimiento! Y la manera de hacerlo es fomentar en ellos el amor al deporte y a la actividad. Aquí hay cinco alternativas saludables para los niños en verano, cosas que como madres podéis probar estas vacaciones de verano para así mantenerlos lejos de sus pantallas y envueltos en el deporte:

1. Sé un modelo

¿Has escuchado el dicho “El mono ve, el mono hace”? Pues bien, resulta que definitivamente se aplica como todo buen cliché a vuestros hijos; de modo que si te ven practicando actividades al aire libres seguramente les darán ganas de ser más activos, es más probable que quieran hacer actividad física, también. Si se ejecuta con regularidad, como ir al gimnasio, andar en bicicleta o nadar un par de vueltas en la piscina,  y si los niños te ven haciendo estas cosas sobre una base regular, entonces este comportamiento se convertirá en su “normal”.

También podrías alentar a tus hijos a participar en actividades deportivas y garantizar la experiencia para que sea divertido para los dos. No sólo infundirás connotaciones positivas para la actividad, sino que también proporcionarás una oportunidad para unirse a través de una experiencia compartida entre vosotras las madres y los hijos.

2. Lleva a tu familia a un partido deportivo

Aquí en España nos sirven una mezcla heterogénea deliciosa de elección cuando se trata de grandes eventos deportivos de verano. Así que se hace mucho más fácil fomentar un interés en la cultura deportiva mediante la organización de un día de diversión familiar que incluya la participación en algún evento deportivo. Por ejemplo, ir a ver al team de fútbol jugar en el Bernabeu.

Como peques, ellos se deleitan fácilmente con esa  atmósfera eléctrica del campo y se dejan llevar por el drama del partido en tiempo real. Incluso si tenéis amigas que juegan partidos de Balonmano, sería genial que os inviten a apoyarla en algún encuentro, y que llevéis a los peques a disfrutar de otra de las alternativas saludables más creativas que se nos podrían ocurrir como madres.

3. Establecer límites de tiempo en actividades sedentarias

Para algunos niños, especialmente los adolescentes, el tiempo de vacaciones pareciera haberse programado para relajarse y rejuvenecer durante el descanso. Sin embargo, es necesario asegurarse de que hay un equilibrio saludable entre sus actividades diarias, y establecer algunas limitaciones en torno a actividades sedentarias – tales como jugar con el ordenador y las iPads, incluso para el tiempo que pasan con la cabeza metida en Facebook.

El gobierno español recomienda no más de dos horas de tiempo de pantalla al día para los niños. Revisar la situación de su propia familia y considerar limitar el tiempo inactivo cada día – te aseguro que te sorprenderás de lo efectivo que puede resultar.

4. Plan activa salidas en familia

¡Es verano! No te limites a holgazanear durante días. Recuerda nuestra primera recomendación “Sé un modelo”, haz que la familia salga de casa para un rato de diversión familiar activa:  andar en bicicleta, caminatas por algún sendero, camping, en fin… estamos seguros de que encontrarás algo que atraiga ese sentido de la aventura.

¿Qué mejor manera de refrescarse y divertirse en el verano que ir a nadar?

Si vives cerca de la costa, un día en la playa puede ser una fantástica manera de refrescarse y hacer actividad física durante las vacaciones de verano. Nadar, hacer surf, cavar en la arena, jugar un partido de cricket de playa o voleibol, cosa así a lo largo de la costa …

5. Evitar el coche

Dependiendo de donde vives y a dónde vas, dejar el coche en casa y caminar, montar en bicicleta o coger el transporte público para los destinos son algunas de las alternativas saludables para llegar del punto A al B. Los niños estarán ejerciendo sin siquiera pensar en ello y también pasarán algún tiempo de calidad entre familia a medida que avanzáis.

Por ejemplo, mi familia vive a unos 10 minutos andando de la ciudad y tenemos un pacto de que si vamos a cenar tenemos que caminar de ida y vuelta. De esta manera nos sentimos mejor acerca de las calorías extras y de todo lo que se haya consumiendo (y mamá y papá pueden tener un par de cervezas sin preocuparse de ponerse al volante).

Como veis, todo es cuestión de lógica y de recordar que el las vacaciones de verano son la oportunidad perfecta, no tanto para descansar, más bien para entregar ese tiempo de calidad que tanto falta entre familias. Además, cuando nos fijamos en las estadísticas generales de salud de nuestros hijos en este país, se puede ver por qué estas alternativas saludables son necesarias. La encuesta de Salud de España 2011-2013 reveló que un asombroso 25 por ciento de los niños y adolescentes nacionales de entre cinco y 17 años de edad tienen sobrepeso o son obesos. Y mientras que la mala alimentación tiene un papel que desempeñar en las estadísticas, la inactividad es también un factor importante.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios