Cuidado de las uñas: Quitaesmaltes sin acetona

Quitaesmaltes sin acetona

Por años hemos estado acostumbradas a limpiar nuestras uñas con el famoso acetona, pero debido a todo lo que se escucha en su contra, muchas de nosotras hemos comenzado a buscar opciones más naturales, y mejor perjudiales. De aquí nace la necesidad de comentar acerca del quitaesmaltes sin acetona. 

¿Qué es la acetona?

En definitiva la pregunta más acertada y el punto de partida a nuestra nota de hoy. Veréis, se trata de un compuesto químico que como bien sabéis, bien como un líquido incoloro con un olor característico utilizado por años como disolvente, así que es normal verlo presente en el listado de muchos quitaesmaltes que utilizamos para hacer la limpieza de nuestras uñas en 1, 2 y 3 – así de rápido verdad.

La acetona o propanona es un compuesto químico de fórmula CH3(CO)CH3 del grupo de las cetonas que se encuentra naturalmente en el medio ambiente. A temperatura ambiente se presenta como un líquido incoloro de olor característico. Se evapora fácilmente, es inflamable y es soluble en agua. – De acuerdo con la definición compartida por Wikipedia.

Y bueno, aunque nos ha funcionado de maravilla y hace la limpieza general en cuestión de menos de 1 minuto, hay que recordar que se trata de un químico por lo que con el tiempo puede añadir ciertos riesgos o desventajas para la salud de las uñas.

Entonces, ¿cómo afecta nuestras uñas?

Bueno ahora que comenzamos por conocer un poco más de qué es el Acetona, sabemos que se trata de un químico según la Wikipedia, es momento de conocer ¿cómo afecta la acetona nuestras uñas?

Básicamente el por qué merece la pena usar quitaesmaltes sin acetona es porque conforme avanzamos en el tiempo, se hace más y más necesario regresar a nuestras raíces naturales, permanecer lo más posible alejadas de los químicos. Es cierto chicas que con la acetona todo eso de quitarse el pintauñas se hace mucho más rápido y fácil (vamos yo lo sé al igual que vosotras, especialmente cuando estamos tan cansadas del día), pero cuando nos pintamos a menudo las uñas, hay que tener en cuenta que cualquier experto en salud (o incluso nuestra propia lógica) nos diría que respirar esos niveles de acetona a diario puede causar irritación a la nariz, garganta, pulmones y a los ojos.

El uso prolongado de acetona levanta las uñas por capas en muchos casos hasta incluso resecarlas.

Además muchas veces hemos experimentado dolores de cabeza que aunque por lo general no son síntomas como para preocuparnos por ellos, sí que hace que nuestras uñas se debiliten con la aplicación diaria, una y otra vez, día tras día…

Y ¿cómo funcionan los quitaesmaltes sin acetona?

Una gran ventaja de los quitaesmaltes sin acetona, es que también sirven para uñas de porcelana y de gel, podéis usar quitaesmaltes para vuestras uñas acrílicas. Lo que más nos gusta es que están lejos del químico original de la acetona por lo que suelen tener un olor menos intenso que los compuestos de su rival más rápido y efectivo.

De modo chicas que sería natural pensar que con ellos será más difícil eliminar los restos del esmalte, hablando de cuestiones como el tiempo y que seguro tendréis que practicar más la paciencia, ya que son menos agresivos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios