De esos problemas que sólo las chicas con boobies pequeñas conocemos

5 problemas que sólo las chicas con boobies pequeñas conocemos

Hay curiosidades que rondan el mundo de las chicas con boobies pequeñas que muchas ni siquiera imaginamos, hoy como nota insólita, exponemos algunas verdades que a muchas de nosotras nos han sorprendido a lo largo de nuestro crecimiento como mujeres.

“Pequeñas ta-tas”

Las niñas con pequeñitas ta-tas podrían ser capaces de lograr un escote súper sensual, sin verse “boobilicious” o mejor aún, sin parecer que se están pasando de la ralla, además tienen la ventaja de no tener que usar múltiples sujetadores deportivos, pero no todos es playa, sol y mar para ellas, especialmente si su talla de sujetador exactamente la misma que el tipo de pilas que usas en el mando a distancia de tu TV… ahí ¡si que se siente!

De esos problemas que sólo las chicas con boobies pequeñas conocemos

Sigue leyendo estos 10 problemas que sólo las chicas con boobies pequeñas conocemos, te aseguro que la 5 y la 9 te sorprenderán:

— Durante la secundaria:

  1. En la escuela secundaria, seguro que siempre querían ese sujetador al estilo Victoria’s Secret del que las otras compañeras de grado tanto hablan. Pero en el caso de las peques, el más pequeño disponible en la tienda de Victoria, ¡era demasiado grande!
  2. Seguro que en alguna que otra ocasión durante las clases de física (en los ejercicios), más de alguien notó sus pezones – al menos una vez saliendo del bra, porque no podrían llenar toda la copa.
  3. Hablando de la secundaria, a los 18 años de edad, muchas estaban esperando el día en que su par llegaría, pero … Una década más tarde, parece que se perdieron en el correo…

— ¿Sugerencias?

  1. Se dice que la gran mayoría ha considerado seriamente métodos de crecimiento para las boobies – de lo más raros: El sujetador de copa de succión, las píldoras de mama, suplementos de estrógeno.
  2. La idea de decir “Hola mundo” con uno de esos sujetadores tipo push-up o wonder-bra en una primera cita se siente más como un truco. Claro, se ven muy bien ahora … pero cuando la verdad (o mejor dicho, “las verdades”) salgan a la luz, wow!! ahí si que será una de las mejores pruebas para descubrir qué tipo de chico tienes.
  3. Y de pronto ¡Pum! Ya tienes un amigo FOR EVER! Me refiero al sastre. Sí, y es que tendrás que sumar la costumbre de tenerlo cerca con cada nueva prenda que llegue a tus manos. “Por favor amigo, quitar tres pulgadas en ambos lados. Gracias”, tan dicho cada vez que se compra un vestido.

— Y ahora en pleno verano:

  1. Ahhh, y que no se nos olvide el incomodo momento del ¡traje de baño! Y es que ir de compras gasta el doble de energía y paciencia. Todas odian la compra de un traje para la piscina, especialmente cuando sus senos son tamaño-diversión, hay que ver más poses que Kendall Jenner en el vestidor para asegurarse de no parecer una línea recta o un hilo flotando en la piscina.
  2. Y una vez que llegan a la piscina, todos esos niños de 15 años de edad a tu alrededor hacen que te veas como protagonista de una comedia de Disney.

— En la intimidad:

  1. Ese movimiento sexual que consiste en colocar un pene entre las tetas, es toda una quimera. No hay manera en el infierno que alguna vez vaya a ser una posibilidad para este tipo de chicas. Tal vez eso es lo mejor.
  2. Y bueno, el truco recomendado por las amigas: No olvides los juegos preliminares, un truco para hacer que los senos se vean un poco más “perkier” . Eso sí que es todo un modo de vida.

Se le dice que todavía es posible que sus niñas crecerán. Pero eso es sólo probable si llegase ¡a ocurrir un embarazo! Bien engañadas nos tenían nuestras abuelitas cuando nos lo decían.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios