¿Debo dejar de correr si estoy enferma?

Sí algo tienen las runners, es que no quieren dejar de correr por nada del mundo, incluso estando enfermas.  Pero, de acuerdo con los expertos, hay algo muy importante a lo que debes prestar atención cuando tienes catarro y quieres seguir en la carrera. 

Más mal que bien

La pregunta más común en este mundo es y sería ¿Debo dejar de correr si estoy enfermo?

Cuando se entra al mundo del running, las corredoras parecen vivir por un credo que es más estricto que cuando el cartero dice lo suyo:

“Ni la lluvia, ni la nieve, ni el resfriado, ni la fiebre me alejarán de mi programa de entrenamiento.”

De hecho, el cambio de temporada hacia meses más calurosos, despierta ciertos síntomas que al complicarse, podrían alejar a los corredores de las pistas.

A menudo, los síntomas no son lo suficientemente graves como para hacer que te quedes en la cama, o para que no vayas al trabajo, pero aunque creas que correr te hará sentir más relajada y mejor, en realidad puede hacer más daño que bien.

La regla “del cuello”

David Nieman, Ph.D., quien dirige el Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad Estatal de los Apalaches, y ha corrido 58 maratones y ultras, utiliza la “regla de cuello.”

Los síntomas por debajo del cuello (frío pecho, infección bronquial, dolor de cuerpo) requieren tiempo libre, mientras que los síntomas por encima del cuello (secreción nasal, congestión, estornudos) no suponen un riesgo para correr cuando sientas que tienes ganas de dar una vuelta.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios