Ejercicios de Kegel: Su aplicación en la intimidad

Ejercicios de Kegel, Su aplicación en la intimidad

¿Ejercicios de Kegel para el sexo? Bueno seguro que eso es algo que no se oye todos los días. Siempre escuchamos acerca de los beneficios de salud de los ejercicios para el suelo pélvico, pero ¿sabias que también se pueden aplicar a la intimidad para garantizar orgasmos? 

Comencemos por una pregunta

Me da vergüenza preguntar, pero ¿será que realmente existe una manera de apretar la vagina cuando se tiene sexo? He oido hablar de los ejercicios de Kegel, pero ¿realmente hacen que el sexo sea mejor?

Absolutamente ¡sí! Una muy buena forma de comenzar a explicar por qué se está llevando esta técnica a la intimidad entre parejas. Sucede que el enfoque de los legendarios ejercicios de Kegel radica en el apretamiento rítmico y la relajación de los músculos pubococcígeos (conocidos por sus siglas en inglés como “PC” – y no, no tiene nada que ver con los ordenadores), que sostienen los órganos pélvicos en su lugar y además regulan el control del flujo de orina. Pero tus PCs también tienen una función un tanto picara: son los músculos responsables de las contracciones que se sienten durante el clímax.

Así que, ¿Aprietan la vagina?

Hmmmm… buena pregunta también, pero al parecer, los ejercicios de Kegel en realidad no aprietan la vagina, pero sí tonifican y fortalecen los músculos vaginales, lo que al final se traduce en un incremento de excitación. También causan un agarre más fuerte durante el coito y las contracciones más intensas durante el orgasmo debido a que más sangre se envía a la región por debajo de tu cintura. En pocas palabras, quizá no te hagan “más apretadas” como dicen algunos hombres, pero en definitiva sí que harán que ambos los pasen de maravilla.

Antes de que pueda empezar a practicar los ejercicios sexuales, sin embargo, tienes que hacer algo por tu cuenta: Tómate el tiempo que necesites para encontrar tus músculos del placer.

  1. La próxima vez que hagas pis, trata de detenerte en medio de la corriente sin contraer el trasero, los muslos o los abdominales. Después de mantener durante unos segundos, reanuda el flujo. Tus músculos PC (checa estos 11 pasos para ejercitarlos), se encargarán de controlar la acción de arranque y parada.
  2. Una vez que hayas aislado tus músculos PC, ajusta la práctica y la liberación de ellos, trabajando hasta 10 segundos de espera antes de dejar ir.
  3. Luego intenta someterte a un régimen de actividad sexual haciendo de 10 a 20 ejercicios de Kegel tres veces al día, sosteniendo cada uno por 10 segundos.

La clave de este entrenamiento, y lo maravilloso de prepararte sexualmente con estos ejercicios, es que puedes hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar – en un ascensor, en el coche, en el escritorio mientras nos comentas qué te ha parecido y qué tal los resultados con tu pareja – y nadie tendrá ¡ni idea de lo que sucede ahí abajo! Pero no limites su entrenamiento para el tiempo de inactividad. Hacer ejercicios de Kegel mientras te masturbas mejorará tus sesiones en solitario, al tiempo verás que naturalmente los aplicarás en la cama incrementando notablemente el placer para ambos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios