El miedo a ir al dentista

Pasaron las fiestas, las comidas y los excesos y debemos volver a la vida normal. Y quizás algún bocado de más nos halla llevado a tener algún problema con los dientes.

Es por eso que a la hora de ir al dentista y para evitar los miedos, les damos un sencillo consejo:
Dolor, ansiedad y miedo son palabras que muy a menudo están asociadas a la palabra dentista. Está comprobado que un 85% de los pacientes siente  algún tipo de malestar, ansiedad o miedo, antes o durante los distintos tratamientos a los que se tienen que someter.

El malestar puede manifetarse con los siguientes síntomas: manos temblorosas, aceleración cardíaca, sudores repentinos, dolor de estómago, dificultad en la respiración e insomnio.
La solución en este caso es recurrir a las más sofisticadas técnicas de sedación. En cuestión del dentista más vale que le duela a nuestro bolsillo y no a nostros.

Es fundamental estar seguro de que nuestro odontólogo tiene como premisa el minimizarnos el dolor. De esta forma recuperaremos la confianza para ir al dentista.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios