¿Por qué nos pican los mosquitos a unas más que a otras?

Por qué nos pican los mosquitos a unas más que a otras

Muy buena pregunta, y además una que tooooodas hemos experimentado. Y es que curiosamente la respuesta a por qué nos pican los mosquitos es en sí tan amplia como divertida. Vamos a conocer algunas de las razones más comunes.

¿Cómo pasar el verano sin ser picado de los pies a la cabeza? Otras muy buena pregunta, a lo que ya respondimos con algunos trucos para evitar las picaduras, y es que es tan importante destacar lo ¡molestísimas que son! Por cierto, ¿sabíais que son las hembras de esta especie de insectos las que tanto problema provocan?

Pues bien, Veréis chicas, de acuerdo con la dermatóloga londinense Anjali Mahto, el entender por qué nos pican más o menos los mosquitos y qué podemos hacer para evitar que nos coman vivos durante los meses de calor como justo en esta temporada estival, depende en realidad de temas como los siguientes:

La ropa

Los mosquitos se guían por la vista y el olfato para localizar sus objetivos. Sin embargo, al contrario de lo que puedas pensar, más que utilizar ropa de camuflaje para que no nos vean es mejor decantarnos por los colores claros como el blanco o los pasteles para reducir el riesgo de picadura. “A los mosquitos les atraen los colores oscuros como el azul marino o el negro”, explican los expertos, por lo que trata de evitarlos y, de paso, viste más fresco y evita el torramiento solar.

El tipo de sangre

Diferentes investigaciones han demostrado que ciertos tipos de sangre son más atractivos para los mosquitos que otros. En concreto, un estudio llevado a cabo en el año 1972 estableció que el tipo de sangre O es el que más les gusta (de hecho pican a las personas con este tipo de sangre casi dos veces más que a aquellas de tipo A).

Dependiendo de nuestro tipo de sangre segregamos sacáridos o azúcares través de la piel que los mosquitos son capaces de percibir, y se dirigen a esta población como las abejas a las flores.

La cantidad de dióxido de carbono

Los mosquitos se sienten atraídos por el dióxido de carbono que emitimos al respirar. De hecho pueden detectar a sus presas hasta a 50 metros de distancia. De ahí que, según los investigadores, aquellas personas que emiten más CO2 en sus exhalaciones tienen más probabilidades de ser mordidas.

Tu metabolismo

Aparte de dióxido de carbono, los mosquitos también dependen de otras sustancias que reconocen a corta distancia para seleccionar a sus víctimas.

Entre estas se encuentran compuestos químicos que segregamos a través de la piel con el sudor como el ácido láctico, el úrico, el amoníaco, los esteroides o el colesterol. Así, por ejemplo, si hemos estado practicando un deporte intenso, hemos sudado de lo lindo y no le hemos puesto remedio mediante una ducha, vamos bien impregnaditos de ácido láctico que nos hace más susceptibles a atraer las picaduras. No obstante, no es solo cuestión de higiene: “Nuestros factores genéticos están relacionados con la generación en mayor o menor cantidad de estas sustancias que nuestros cuerpos segregan de manera natural”, incide la experta.

Bacterias en tu piel

En nuestra piel habitan de manera natural un gran número de especies bacterianas y algunas atraen más que otras a los molestos mosquitos. “Los investigadores han demostrado que ciertos subtipos de bacterias como por ejemplo la Staphylococcus epidermidis hacen a las personas más atractivas para los mosquitos. Del contrario, otros como las Pseudomonas aeruginosa parecen tener el efecto contrario”, comenta Mahto.

Interesantemente se dice que pican los mosquitos con más insistencia a las embarazadas – ¿será porque se aprovechan de que pican a dos en vez de uno? -, como sea, lamentablemente los investigadores aún no llegan a una conclusión sensata al respecto, pero hay quienes comentan que podría ser debido a que las encitas exhalan más dióxido de carbono a la vez que mantienen una temperatura corporal mucho mayor que quienes no están embarazadas. ¿Qué opináis, alguna otra teoría?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios