¿Qué sucedería si me voy a correr estando enferma?

De acuerdo con investigaciones realizadas en la Universidad de Ball State por Tom Weidner, Ph.D., director de investigación de entrenamiento atlético, correr cuando estás enferma NO representa daño o incremento del malestar. Veamos cómo funciona esto.

Durante el estudio, Weidner tomó 2 grupos de 30 corredores cada uno y les inoculó con virus del resfriado común. Un grupo corrió de 30 a 40 minutos todos los días durante una semana. El otro grupo era sedentario.

Según Weidner, “los dos grupos no difirieron en la duración o gravedad de los resfriados.”

En otro estudio, se encontró que correr con un resfriado, no compromete el rendimiento. Personalmente y en base a ambos estudios, creo que correr con la cabeza fría, siempre y cuando no se vaya más allá de los límites durante los entrenamientos, puede ser beneficioso en el mantenimiento de la aptitud y en el bienestar psicológico.

Pero, explican los médicos que hay que tomar precauciones especiales cuando se entrena con algo peor que un resfriado leve, ya que puede derivar en enfermedades más graves que llegarían a afectar las vías respiratorias inferiores y los pulmones. Por ejemplo: Infección sinusal o sinusitis, una inflamación de la cavidad del seno, con síntomas que incluyen secreción nasal, tos, dolor de cabeza y presión facial.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios