¿Qué tan sano puede ser un matrimonio sin sexo? – Parte 1

A mi modo de ver, si no estás teniendo sexo en tu matrimonio, más que “obviamente”, ¡definitivamente hay un problema! Lo sé, no sólo debido a las conocidas que me han comentado sus problemas, sino porque es más lógico que obvio.

¿Excusas o realidades?

Lo diré de nuevo: Ocupado o no ocupado, cuando el sexo se ha ido de una relación, entonces sólo hay una respuesta, y es que todo está mal, muy mal.

Por supuesto, hay razones reales e importantes por las que las parejas dejan de tener relaciones sexuales, y a veces muchas son aparentemente temporales. Por ejemplo: después del nacimiento de un bebé, durante el cuidado de crianza o si los padres están enfermos. También hay cantidades exorbitantes de excusas ya conocidas por muchas de vosotras: el estrés laboral, un diagnóstico negativo, mucho trabajo, exceso de ejercicio en el gimnasio, dolores de cabeza… en fin, como veis, cualquier cosa vale.

Y eso es totalmente usual, pero si persiste simplemente hay que ver qué se hace, o se deshace.

¿Excusas o realidades?

Platico con mujeres todos los días, y muchas de ellas me revelan que no están teniendo relaciones sexuales con sus esposos y por ende, acuden a psicólogos en busca desesperada de respuestas, hay quienes incluso visitan expertos ¡creyendo que el problema se relaciona con ellas y su libido!

En primer lugar, está bien que consultéis con vuestro experto de cabecera, pero si tuviese que concluir la primera y la segunda parte de esta nota aquí mismo, mi sugerencia y respuesta a la vez, sería “conversarlo con vuestros cónyuge en la intimidad“. El problema es de dos (esperemos que así sea), y como seres humanos, la comunicación se nos fue dada como un privilegio. Haced uso de ella.

Os invito a continuar en la segunda parte, analizaremos algunas causas probables.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios